El Salvador, Centroamérica    
 


  Página principal
  Nosotros
  Destinos turísticos
  Reportajes
  Galería de fotos
  Links
  Oferta de empleos
 
 
 

“Azul Profundo”
Artista David Mejía

 
Reportajes
    San Romero de América
    “Azul Profundo”
     Artista David Mejía
  Ahtzic Silis:
     Flores y Espinas
  Turismo rural comunitario
  Masoterapia
  Las maravillas del tacto
  Puerto San Juan
  Paraiso en Occidente
  El Faro del Pacifico
  Orquídeas Cuscatlecas
  San Miguel en Carnaval
  Fiestas Agostinas
  La Palma, chalatenango
  Chalatenango: Destinos
  Río de Orquídeas Moradas
  Cocina Cojutepecana
  Sihuatehuacán
  Los cóbanos
  Fogón en Morazán
  Arrecife de coral
  Cristo Negro de Juayúa
  Suchitoto: Capital por 1 día

Por elsalvador-in.com
info@elsalvador-in.com

¡Bienvenido pues David Mejía, al mundo de las artes, mi mano te estrecha fuertemente, colega y amigo; y se extiende señalándote tu ruta, en alfombra fulgurante de una vida de trayectoria exitosa! Estas son las palabras de Ernesto Marenco, tras conocer el talento de David Mejía, el pintor, el artista, el soñador.

David Mejía, artista salvadoreño nacido en Apastepeque, San Vicente, un 26 de Marzo de 1983. De familia humilde, su padre carpintero de profesión; una familia tradicional pobre de nuestro país, trabajadora, con necesidades y muchos obstáculos por superar, para salir adelante con sus necesidades. Esta es la condición en la que se desarrolla la infancia y adolescencia de nuestro artista, situación que influye fuertemente sobre su vida artística moldeando su concepción de la vida, las necesidades de los seres humanos y la magia de cada personalidad, lo cual le impulsan a la búsqueda de su libertad, de esta condición a través del arte.

Autodidacta en sus orígenes en las artes plásticas, motivado por su espíritu de artista que lo atrapa, lo apasiona y lo motiva a tomar ese pincel, que se convierte en su arma de explosión de colores y pasiones artísticas natas en sus manos. Su arte, un son armónico de pasión, colores, trazos y sentimientos, que evocan ansiosamente su visión artística sobre el mundo que lo rodea.

Su encuentro con la naturaleza, en una zona del volcán de San Salvador, donde crece rodeado de mucha naturaleza, le da su visión inicial del arte, el paisajismo y El Boquerón fueron sus primeros acercamientos con la pintura; por motivos de superación decide volver a la casa de sus abuelos en Apastepeque San Vicente, donde inicia la experiencia maravillosa del arte en el taller del escultor y muralista Sabas Gómez.

 

Su pasión por el arte lo lleva a ingresar al Centro Nacional de Artes CENAR, en donde estudia las técnicas de Yeso Pastel, Óleo, obteniendo una especialidad en Escultura; y más recientemente, recibe una beca para seguir perfeccionando sus técnicas en el Centro Cultural Pablo Tesak.

“Al dar un recorrido por la obra del artista a su llegada al Centro Cultural Pablo Tesak, donde inicia dando rienda a su imaginación, con unos trazos coloridos que bien recuerdan su semejanza con un mundo de ensueño, pintura que no determina hacia dónde va a seguir su visión, sino que es más un tanteo que más adelante dejará por completo de lado, es así como surge “Hacedora de Mariposas”; y así llega a dar un paso cualitativo hacia su obra “Azul Profundo”, compuesta por ocho piezas, que más asemejan las facetas de un sueño recurrente, mezclando los azules de la naturaleza en plena noche, vegetación escasa, en abundante presencia de niños que dan en sus pasos, el nombre de alguna esperanza.” “Yasir” Circulo de La Rosa Negra

Enamorado del arte, pinta cuadros de su imaginativa, en el más íntimo silencio de su taller. Además, de crear sus propias artesanías, que le permiten seguir adelante con sus obras artísticas, y que le han permitido conocer uno que otro amigo que quedan sorprendido por la calidad y su pasión por el arte.

“Cuando conocí a David, no fue él, lo primero que vi; si no una de sus ´´artesanías´´ demasiadas buenas para que pasaran desapercibidas ante mi intuición, detrás del pincel estaba su mano y al alzar la vista, todo él. No deja de sentirse uno incomodo, cuando ha querido que su nombre sea sinónimo de talento, ante la opinión de las generaciones futuras, y encontrarse con otro David, en este caso David Mejía, que viene pujando fuerte, abriéndose brechas a base de esfuerzo, y empujado por una carencia económica. Incisiva; pero con fé, coraje, disciplina y talento sobre todo un talento que quedo de manifiesto de manera sorprendente e irrefutable.” Ernesto Marenco.

Siendo un hombre soltero a sus 28 años de edad comparte de su experiencia del arte con jóvenes y personas de la tercera edad. Inclinado por la fotografía amateur, también se dedica a la elaboración de artesanías con conceptos novedosos, en su tiempo libre se cultiva para lograr nuevos conceptos en su creación artística. La influencia que marca su vida sobre todo en cuanto a la concepción de la misma, contribuye a revelar aspectos mágicos de la personalidad del artista en sus obras. Su pintura presenta una marcada influencia de la naturaleza, la vida en sí.

En sus pinturas se deja ver la infancia y sus carencias, un hombre ya tocado por sus sueños, no conoce sus límites, la inspiración que lo lleva, tampoco ha dejado de verter su dulce agua. Son elementos de pureza, fuerza y energía, en cuanto a su técnica prefiere las tonalidades azules como referencia a la inmensidad del mar y así crear un lugar con todos esos elementos donde existe la libertad.

Su sueño es ser un gran artista, aunque para aquellos que han tenido la oportunidad de conocer sus obras de cerca, no dudan en afirmar que David Mejía es ya por hoy un gran artista.

“No tienes, inquirí una mañana, algo que hayas hecho para ti; porque te guste o como un reto, algo que no lo hayas hecho como artesanía.
Algo más artístico, más serio… digamos pregunto.
-Pues más o menos… y de repente un día:
-Le traje lo que me pidió.
Aja… veamos
-Esto es una copia que hice…
Y me extendió un lienzo, por educación, no puedo evitar la palabra exacta que asomo a mis labios, pero se quedó casi gritando en mi mente, al pensar que se burlaba de mí. Y no fue hasta que me dijo que no lo había terminado, y me enseño la parte inconclusa, que caí en la cuenta, que aquel lienzo no era como yo lo suponía, una impresión litográfica. Realmente era una copia… hecha a mano, hecha por David, de aproximadamente de un metro por uno cincuenta, de El Entierro de Cristo de Carabaggios: ¡esplendido!
-Algún día seré grande, se atrevió a soñar en voz alta, el cipote David.
¡Ya lo eres! Afirme.” Ernesto Marenco

EXPOSICIONES

2006 Instituto de la Niñez y la Adolescencia (ISNA) 2006
San Salvador, El Salvador
1er lugar de Murales, promovido por Instituto de la Niñez y la Adolescencia (ISNA) 2006

2007 Las Capuchinas,
Antigua Guatemala.

2008-2011 Salón de Exposiciones Liceo Francés.
Santa Tecla, El Salvador

Julio a Diciembre 2011 Centro Cultural Pablo Tesak
Ciudad Delgado, El Salvador

Marzo 2012, Centro de Artes de Occidente
Santa Ana, El Salvador

Sigue a David Mejía en Facebook, Búscalo como:
https://www.facebook.com/galeriadavidmejia
En Twitter: @DavidPintando
Visita su blog en: http://www.galeriadavidmejia.blogspot.com/

 
 
 


El Salvador-in.com
Inicio  |  Nosotros  |  Destinos turísticos  |  Reportajes  |  Galería de fotos  |  Links

Contrate publicidad