El Salvador, Centroamérica    
 


  Página principal
  Nosotros
  Destinos turísticos
  Reportajes
  Galería de fotos
  Links
  Oferta de empleos
 
 
 

El cristo negro de Juayúa

 
Reportajes
    San Romero de América
    “Azul Profundo”
     Artista David Mejía
  Ahtzic Silis:
     Flores y Espinas
  Turismo rural comunitario
  Masoterapia
  Las maravillas del tacto
  Puerto San Juan
  Paraiso en Occidente
  El Faro del Pacifico
  Orquídeas Cuscatlecas
  San Miguel en Carnaval
  Fiestas Agostinas
  La Palma, chalatenango
  Chalatenango: Destinos
  Río de Orquídeas Moradas
  Cocina Cojutepecana
  Sihuatehuacán
  Los cóbanos
  Fogón en Morazán
  Arrecife de coral
  Cristo Negro de Juayúa
  Suchitoto: Capital por 1 día

Situado frente al parque municipal de Juayúa, representa una joya arquitectónica orgullo de los habitantes de esta hermosa ciudad. Este templo erigido en honor al Cristo Negro, sirve como punto de peregrinación para muchos fieles católicos y el pueblo de Juayúa celebra sus fiestas patronales en su honor.

Este centro de culto católico ha tenido a lo largo de quinientos años, tres edificaciones diferentes: Uno, el Colonial de adobe, destruido por un terremoto a finales del siglo XVIII, dio paso a uno construido de madera y lámina en estilo neoclásico, el que fuera destruido por un voraz incendio. Sobre las ruinas de ambos se iniciaría en 1956 la construcción del nuevo y moderno edificio.

 

Construido mediante la suscripción popular a lo largo de 1956 y 1957 a un costo de unos ochocientos mil colones de la época , costeados mayormente por las familias cafetaleras más importantes del poblado, entre todas veremos destacarse el altruismo de la señorita Merceditas Cáceres (La calle principal de Juayúa lleva en homenaje su nombre) . Así, tras decidirse la demolición del arruinado templo, se encargó la planificación y edificación de éste, al arquitecto Augusto Baratta, quien también construyera la Basílica de Guadalupe en San Salvador.

El majestuoso templo constituido por tres naves principales, dos torres campanario de estilo suave romántico y neobarroco fue inaugurado el 26 de Enero de 19 57. La imponente edificación guarda en su interior verdaderas joyas artísticas, empezando con la impresionante y milagrosa imagen del Cristo Negro en su altar mayor hasta los magníficos vitrales, obras del artesano alemán FRZ . X. ZETTLER ó F. X. ZETTLER MUNICH; lo anterior acompañados por preciosas lámparas y mármoles italianos.

Juayúa fue fundado por los conquistadores españoles en 1543; la orden franciscana puso a Juayúa bajo el patronazgo de La Virgen de Santa Lucía (La original santa patrona), perteneciendo conjuntamente con los pueblos vecinos de Apaneca, Salcoatitan y Santa Catarina Masahuat a la parroquia de Santa Lucía.

Pero del patronato de la santa sobre Xuayuat, pasado el tiempo solo quedaría el recuerdo de la misa del 13 de Diciembre y dos imágenes coloniales. Una de demanda totalmente repintada, quizá propiedad de alguna cofradía y otra más de vestir de muy buena traza y todo un tesoro artístico que se guarda celosamente en la otra iglesia del pueblo, bajo la advocación de La Beatísima Trinidad.

El templo la Beatísima Trinidad construido allá por 1826 de diseño neoclásico guarda en su interior joyas invaluables del arte religioso colonial.

No se sabe a ciencia cierta cuando fue establecido el nuevo patronazgo del Cristo Negro, algunos historiadores lo ubican hacia 1670 cuando cuenta la historia: "Los padres franciscanos hicieron aparecer al pié de un frondoso rosal la imagen de un cristo negro". Esto último es muy significativo conociendo que la orden franciscana está muy asociada al cultivo de las rosas.

Muy determinante en el establecimiento del santo patrono fueron las peregrinaciones hacia el crucificado de Esquipulas en Guatemala ya que, probablemente se trató de establecer un santuario a mitad del camino para los peregrinos.

De ahí que historiadores relacionaran la imagen del Crucificado de Juayúa con la de Esquipulas en Guatemala al punto que, declarasen como obras del mismo artesano el ilustre Quirio Cataño; pero últimos estudios contradicen lo anterior, debido a que al comparar ambas imágenes son obras de dos artesanos con diferentes técnicas empleadas.

Por otro lado Quirio Cataño vino de España bajo contrato a realizar su tan afamada y venerada obra; en cambio el crucificado de Juayúa se cree fue traído desde la madre patria incluso de hechura anterior al de Esquipulas. Podrá disfrutar de sus fiestas del 6 al 15 de enero en honor al Cristo Negro
 
 
 


El Salvador-in.com
Inicio  |  Nosotros  |  Destinos turísticos  |  Reportajes  |  Galería de fotos  |  Links

Contrate publicidad