El Salvador, Centroamérica    
 


  Página principal
  Nosotros
  Destinos turísticos
  Reportajes
  Galería de fotos
  Links
  Oferta de empleos
 
 
 

San Romero de América

Reportajes
    San Romero de América
    “Azul Profundo”
     Artista David Mejía
  Ahtzic Silis:
     Flores y Espinas
  Turismo rural comunitario
  Masoterapia
  Las maravillas del tacto
  Puerto San Juan
  Paraiso en Occidente
  El Faro del Pacifico
  Orquídeas Cuscatlecas
  San Miguel en Carnaval
  Fiestas Agostinas
  La Palma, chalatenango
  Chalatenango: Destinos
  Río de Orquídeas Moradas
  Cocina Cojutepecana
  Sihuatehuacán
  Los cóbanos
  Fogón en Morazán
  Arrecife de coral
  Cristo Negro de Juayúa
  Suchitoto: Capital por 1 día

 

Por elsalvador-in.com
info@elsalvador-in.com

"San Romero de América" este es el apelativo concebido por el religioso Pedro Casaldàliga a Monseñor Romero .

Oscar Arnulfo Romero Galdámez nació el 15 de agosto de 1917 en Ciudad Barrios San Miguel El Salvador Hijo de Santos Romero y Guadalupe Galdámez, sacerdote católico salvadoreño. Fue el cuarto arzobispo de San Salvador en el año de 1977 hasta el día de su asesinato el día lunes 24 de marzo de 1980, asesinado cuando oficiaba una misa en la Capilla del hospital de La Divina Providencia en la colonia Miramonte de San Salvador.

Monseñor Romero, San Romero de América o San Romero de Los Pobres son algunos de los nombres con los que es conocido Oscar Arnulfo Romero. Sea como sea que lo quieran llamar Romero es hoy por hoy un sacerdote con muchos seguidores en todo el mundo por su prédica en defensa de los derechos humanos de los pobres y desprotegidos de su época. Los seguidores de Romero incluso trascienden las ideologías políticas y religiosas, inclusive las fronteras salvadoreñas.

Como arzobispo de San Salvador, denunció en sus homilías dominicales las violaciones de los derechos humanos y manifestó públicamente su solidaridad hacia las víctimas de la violencia política, durante los gobiernos militares de El Salvador. Llegando a afirmar que "La misión de la Iglesia es identificarse con los pobres, así la Iglesia encuentra su salvación." (Monseñor Romero: 11 de noviembre de 1977)

Monseñor Romero fue un hombre entregado a la fe católica. A la edad de 13 años, ingresó al seminario menor de la ciudad de San Miguel. Posteriormente, en 1937 ingresó en el Seminario de San José de la Montaña de San Salvador. Viajando posteriormente a Roma Italia, para continuar con sus estudios de teología en la Universidad Pontificia Gregoriana. Hasta que fue ordenado sacerdote el 4 de abril de 1942, a la edad de 24 años. Durante sus estudios en Roma fue alumno de Monseñor Giovanni Batista Montini, que posteriormente fue nombrado Papa Pablo VI.

El 21 de abril de 1970, el Papa Pablo VI lo designó Obispo Auxiliar de San Salvador. El 3 de febrero de 1977, fue nombrado por el Papa Pablo VI como Arzobispo de San Salvador, para suceder a Monseñor Luis Chávez y González.

El contexto político en el que Monseñor Romero llega a ser Arzobispo de San Salvador era muy conflictivo, ya que se trataba de gobiernos militares que muchos de ellos se convirtieron en dictaduras. La existencia de fraudes electorales, desapariciones forzadas, represión, masacres de campesinos, en fin una serie de violaciones a los derechos humanos por parte de grupos políticos y militares de derecha y de izquierda. Esto hizo que la iglesia católica tomara un protagonismo en defensa preferencial por los pobres víctimas de toda esta violencia que se estaba desarrollando en El Salvador.

El nombramiento de Monseñor Romero como Arzobispo de San Salvador, fue considerado como una alternativa más conservadora en la intervención de la iglesia en los acontecimientos políticos y sociales que se desarrollaban en ese momento en nuestro país.

Dos días antes de la toma de posesión de Monseñor Romero como Arzobispo de San salvador, en El Salvador se realizaron elecciones presidenciales, en las cuales seis días después el Concejo Central de Elecciones declaro ganador al General Carlos Romero quien era presidente desde 1962, es decir, quince años en el poder. Los opositores denunciaron un nuevo fraude electoral, por lo que convocaron a una gran concentración en la Plaza Libertad en el centro de San Salvador, la cual fue disuelta violentamente por las fuerzas Armadas de seguridad del gobierno de esa época, en la cual se produjeron muchos muertos y desaparecidos.

En marzo de 1977, el Padre Rutilio Grande, S. J., amigo íntimo de Mons. Romero, fue asesinado en la ciudad de Aguilares junto a dos campesinos. Como resultado a todos estos acontecimientos que estaban ocurriendo en nuestro país, Monseñor Romero comenzó a cambiar su predicación y pasó a defender los derechos de los desprotegidos. Monseñor Romero denunció en sus homilías los atropellos contra los derechos de los campesinos, de los obreros, de sus sacerdotes, y de todas las personas que recurrían a él, en el contexto de violencia y represión militar que vivía el país. En sus homilías, transmitidas por la radio diocesana YSAX, denunciaban la violencia tanto del gobierno militar como de los grupos armados de izquierda. Señaló especialmente hechos violentos como los asesinatos cometidos por escuadrones de la muerte y la desaparición forzada de personas, cometida por los cuerpos de seguridad:”No me cansaré de denunciar el atropello por capturas arbitrarias, por desaparecimientos, por torturas” (24 de junio, 1979). “La violencia, el asesinato, la tortura donde se quedan tantos muertos, el machetear y tirar al mar, el botar gente: esto es el imperio del infierno” (1 de julio, 1979).

Un día antes de su muerte, hizo un enérgico llamamiento al ejército salvadoreño:

“Yo quisiera hacer un llamamiento, de manera especial, a los hombres del ejército. Y en concreto, a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles... Hermanos, son de nuestro mismo pueblo. Matan a sus mismos hermanos campesinos. Y ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: "No matar". Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la Ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia, y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la Ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: Cese la represión.” Monseñor Arnulfo Romero

El día siguiente, lunes 24 de marzo de 1980, Monseñor Romero fue asesinado cuando oficiaba una misa en la Capilla del hospital de La Divina Providencia en la colonia Miramonte de San Salvador. Un disparo hecho por un francotirador impactó en su corazón, momentos antes de la Sagrada Consagración. Al ser asesinado, tenía 62 años de edad. Sus restos mortales descansan en la cripta de la Catedral Metropolitana de San Salvador.

La Arquidiócesis de San Salvador inicio en 1994 las gestiones ante la Santa sede el proceso de canonización, de Monseñor Romero. En 2005 el postulador de la causa de canonización, Monseñor Vicenzo Paglia, informó de las conclusiones del estudio: “Romero no era un obispo revolucionario, sino un hombre de la Iglesia, del Evangelio y de los pobres”. El proceso seguirá nuevos trámites, que si son superados, podrían acercar la fecha en que Óscar Arnulfo Romero sea elevado a los altares como el primer santo y mártir de El Salvador.

En el año 2010 la Asamblea Legislativa de la República de El Salvador declara el 24 de marzo Día Nacional de Monseñor Óscar Arnulfo Romero; además este mismo día fue reconocido por la Organización de la Naciones Unidas como Día Internacional por el Derecho a la Verdad, en honor al mártir Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Es por esta razón que en vísperas de esa fecha hemos querido publicar esta breve nota como un homenaje al defensor de los pobres: a “San Romero de los Pobres de América”.

Si desean obtener más información sobre Monseñor Romero puedes contactarte con la fundación Monseñor Romero a la Dirección: Colonia Médica Av. Dr. Max Bloch Casa 1018, San Salvador, El Salvador. (2 cuadras al oriente del Arzobispado de San Salvador)
Telefax: (503) 2226-0934
Email: comunicaciones.lmb@fundacionmonsenorromero.org.sv
Web: www.fundacionmonsenorromero.org.sv

 

 
 
 


El Salvador-in.com
Inicio  |  Nosotros  |  Destinos turísticos  |  Reportajes  |  Galería de fotos  |  Links

Contrate publicidad